Tiempo de cambio en América Latina

por el 22/04/09 at 12:43 am

El presidente dominicano Leonel Fernández jugará un papel determinante como mediador en la región

obama1SANTO DOMINTO, REPÚBLICA DOMNICANA.- El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, está dando muestras de cambio. Comienza a mostrar el interés de abandonar la actitud de arrogancia e imposiciones a fuego y sangre que ha caracterizado al gran imperio durante los últimos cien años. Quiere compensar a partir del diálogo y el respeto mutuo entre las naciones. Es un giro de cien grados a la política internacional de Washington.

Sus primeras medidas como Presidente así lo confirman, al igual que la apertura mostrada durante su reciente recorrido por Europa y su participación en la V Cumbre de Las Américas, que se desarrolló hace poco en Trinidad y Tobago, donde extendió las manos a América Latina, una región en la que su antecesor George W. Bush ganó muchos enemigos y se desarrollaba un ambiente hostil hacia el poderoso imperio.

Sus primeras señales con respecto a América Latina las envió con el anuncio del cierre de la base militar de Guantánamo, Cuba; el levantamiento de las restricciones para viajar y enviar productos a ese país, y los esfuerzos por lograr mejores relaciones con Venezuela. Los presidentes de estos dos países, Fidel Castro Ruz, quien dejó el mando a su hermano Raúl, y el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, fueron los que mantuvieron mayores niveles de enfrentamientos con el presidente Bush.

La reciente reunión del vicepresidente norteamericano, Joe Biden, con los presidentes de países de Centroamérica, la visita de la secretaria de Estados, HIllary Clinton, a Haití y República Dominicana, y la postura de Obama en la Cumbre demuestran que quiere manejar otro tipo de relaciones en la región. Por eso, previo a la Cumbre, Washington pidió al presidente Leonel Fernández convertirse en mediador en la región, y el reconocimiento del fracaso de la política frente a Cuba.

El gobierno norteamericano selecciona a Fernández por sus buenas relaciones internacionales y el respeto que se ha ganado entre los gobernantes latinos, durante su participación en los foros internacionales y la defensa de los países de la región, que le han permitido ganar aprecio de muchos y construir un liderazgo que Washington considera importante para sus planes en una poco región que a poco se les iba de las manos con la política equivocada de la administración Bush.

Estados Unidos busca aprovechar esas buenas relaciones de Fernández con el presidente Hugo Chávez, con Fidel y Raúl Castro, de Cuba; con Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil; con Daniel Ortega, de Nicaragua; Evo Morales, de Bolivia, Rafael Correa, de Ecuador, gobernantes que han formado una bloque socialista, con los que Estados Unidos ha tenido mayores diferencias, que se han convertido en la mayor preocupación de Washington en la región, pero Obama parece querer un trato diferente.

El presidente Fernández también tiene buenas relaciones y liderazgo con aquellos Presidentes con los que Estados Unidos tiene menos diferencias. Estados Unidos sabe que tiene el liderazgo para mediar. Además, la experiencia de la mediación en la crisis venezolana generada por el golpe de Estado a Chávez, y entre Alvaro Uribe, de Colombia, y Rafael Correa, de Ecuador, un conflicto diplomático que también involucraba a Daniel Ortega y Hugo Chávez, el cual quedó resuelto por mediación suya durante la XX Cumbre del Grupo de Río, efectuada en Santo Domingo, en marzo de 2008.

El presidente dominicano está claro de cuál es su responsabilidad y la oportunidad que esto representa para su liderazgo en la región. Su participación en la Cumbre demuestra que asumió su papel tan pronto la Secretaria de Estado le comunicó los planes de Washington. Su discurso mostró a un hombre convertido en una especie de vocero regional: pidió capitalizar los organismos financieros regionales, una moratoria temporal de los pagos de la deuda externa, que el presidente Obama propicie un acuerdo comercial entre Panamá y Colombia, más apoyo para Haití y resaltó la importancia del cambio de Estados Unidos frente a Cuba.

En consecuencia, frente al giro en la política internacional de Washinton y la mediación del gobernante dominicano debemos esperar transformaciones positivas para América Latina sobre la base del respeto a la libertad de cada pueblo a decidir su futuro y el fortalecimiento democrático. Es dar paso a un nueva era.

Estados Unidos y América Latina necesitan el cambio, el mundo necesita un cambio. Esperemos los pasos futuros de Obama, del presidente Fernández, y ojalá se mantenga este ambiente de transformación de la arrogancia, la imposición de la fuerza, por el respeto y el diálogo entre las naciones, es a lo que aspiran los líderes de la región, para dedicar más tiempo y recursos a la solución de los problemas de su gente.

Una respuestas to “Tiempo de cambio en América Latina”

  1. Francis

    May 26th, 2009

    Cuando se referirán ustedes, otra vez, al conflictivo tema de la concesión de terrenos en el área de amortiguamiento de Los Haitises para la construcción de una cementera? Gracias.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud